unidos en jesus

LE PONDRAS POR NOMBRE JESUS

Devocional para hoy

Le pondrás por nombre Jesús

“Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque El salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21)

El ángel que le anuncia a José lo que está pasando con María, no permite siquiera que los padres le pongan un nombre porque Jesús ¡era el único que ya venía bautizado desde los cielos!

Simplemente en el nombre del Señor está también su propósito. Él, solo Él, salvará a su pueblo de sus pecados.

Ese nombre es el que es sobre todo nombre, ante el cual unos pocos doblaron sus rodillas para adorarle en aquel tiempo, pero un día toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que aquel niño que allí nacía es ahora El Señor de señores para la gloria del Dios Padre que lo envió a este mundo.

El no vino únicamente a llenar espacios en blanco en el ser humano. Él es todo, quien tiene al Hijo, tiene la vida, quien lo tiene a Él, lo tiene todo.

Él es el Verbo encarnado, el heredero de todo, el resplandor de la gloria de Dios, la imagen misma de su sustancia, quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, quien se sentó a la diestra de la Majestad de las alturas y cuyo nombre es sobre todo nombre.

Muy pocos alguna vez han “nacido reyes.” Algunos hombres nacen como príncipes, pero rara vez nacen como reyes. No creo que encuentren algún caso en la historia donde un niño haya nacido rey. Nació como príncipe de Gales, tal vez, y tuvo que esperar un número de años, hasta que su padre muriera, y entonces lo hicieron rey, poniéndole una corona en su cabeza; y un crisma sagrado, y otras cosas extrañas por el estilo; pero no nació rey.

¡Pero Jesús en el instante que vino a la tierra Él era un rey!

Los magos que vinieron a visitarlo tiempo después, no llegaron preguntando por un niño, sino diciendo: “¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Hemos venido a adorarle”

En la mente de Dios, no existieron caminos diferentes, porque hay un solo Salvador.

Él no envió a muchos salvadores, ni otros dioses se encarnaron. Solo Jesucristo vino al mundo para morir por ti y por mí. No hay atajos, ni vías diferentes.

Por eso el anuncio del ángel es tan fundamental: Le pondrás por nombre JESÚS.

Hay un solo Salvador de este mundo y delante de Él nos inclinamos en reverencia y adoración en este día.

“Al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén” (Judas 1:25)

Bendiciones:

P. Harold Caicedo. Autor


Jorge R. Torrejon
Ministerio de Varones

Leave a Comment

Your email address will not be published.