CLIELO AZUL

UN AÑO NUEVO LLENO DEL ESPIRITU SANTO

Un nuevo año lleno del Espíritu Santo (Feliz año, 2016)

“… Porque El Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”

(1 Corintios 2:10)
Hace unos días, mientras estaba de rodillas orando, le pregunte al Señor: ¿cómo puedo traer siempre palabra al púlpito que no sea de hombre, sino que sea de Dios? Y Él me respondió rápidamente: “Busca al Espíritu Santo, porque El Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios”
Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó lo suficiente como para que no tengamos dudas acerca de cómo debe ser nuestra relación con El Espíritu Santo:

“Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”

(Juan 14:26)
“Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”
(Lucas 11:13)

“Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”

(Juan 15:26)

Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; más si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. (Juan 16:7-14)

¡Intimidad, cercanía, palabra fresca, unción, revelaciones divinas, palabra fresca, convicción de pecado!

Eso es lo que necesitamos todos para crecer en nuestra vida espiritual.
Él puede hacer que los corazones de muchos se motiven y se enciendan en fuego divino.

Él puede despertar en todos nosotros un hambre y una sed de Dios que ni siquiera podamos esperar para escuchar más de la palabra, reunirnos con los hermanos en oración y convertirnos en intercesores por la ciudad, por nuestros hijos, nuestros jóvenes, las madres solteras, los muchachos que se están involucrando con las pandillas, los ancianos abandonados por sus propias familias, los que no conocen de Dios y por la humanidad entera.

Dios está buscando gente que le conozca íntimamente. Esa clase de personas que se estremecen con la palabra de Dios. Los que hacen que las cosas suceden. Los que no se detienen porque saben que tienen a un Dios demasiado grande que pelea por ellos sus batallas. A ese maravilloso Dios queremos darle nuestra adoración y honra. El que nos ciñe de poder, El que es nuestra victoria, El que es resplandor de la gloria divina e inunda con su luz este mundo de oscuridad, El que sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.

Ese Dios maravilloso lo podemos conocer a través del Espíritu Santo.

Que el 2016 sea el año de tus grandes proezas y de grandes revelaciones para tu vida de parte de Dios.

Recuerda El Espíritu Santo todo lo escudriña y te lo hará saber. ¡Prepárate!

Bendiciones:

P. Harold Caicedo,Autor

Jorge R. Torrejon

Ministerio de Varones

Leave a Comment

Your email address will not be published.